Bienvenido Willkommen

Todo esto necesita una explicación. ¿Cómo así que de buenas a primeras a uno le da por escribir? ¿Tres textos en una entrega y de corrido? ¿Y el principio? Pues bien, vayamos por partes, como el descuartizador. Los tres textos anteriores fueron parte de la competencia (por publicar y ser leído) «Esfera Pública», organizada por el periódico Reforma (sin link, pues la web es de paga y no ha lugar) en el año 2004 . Así, además de haber sido publicados (en línea) por dicho diario, los textos tomaron parte de un ejercicio (en línea) que otrora un grupo de estudiantes de postgrado echó a andar y que lamentablemente quedó en el intento (shame on us!). He aquí el cuarto texto que daba la bienvenida a los posibles lectores/participantes de ése ejercicio. Sirva pues el mismo (con algunas modificaciones) para darles la debida acogida a este espacio. Voy.

“Siempre tengo por costumbre/ cuando llego a una morada/ saludar la muchedumbre/ como persona educada.” Dice y canta así una estrofa de Cachao en su Lindo Yambú. A mí se me ha pasado. Lo que sí, espero, es que las líneas de las entregas anteriores hayan sido cosa buena, y con ellas haber dado una buena bienvenida a este proyecto que hoy echo a andar. Es decir, en dos palabras: ¡bienvenido willkommen!

Si se sigue tomando poco o nada válido ése primer saludo, valgan entonces estas líneas como saludo a la muchedumbre, cual persona educada que me digo ser.

(Espacio para aclarar la voz.) Es pues un honor ser parte de esta empresa cien por ciento mexicana (o sea, que el autor es Hecho en Mexico —special and limited edition, cosecha 77, ¡arroz!) que, de entrada, tiene sus oficinas centrales (jedkuarters, dicen los gringos) en la tierra de Goethe (i.e., la celebrada globalidad en acción). En particular, su servidor-escribidor se reporta, de momento, desde un búnker estudiantil a orillas del Rin en la muy habitable ciudad de Bonn. A todo esto, valga recordar: “En tanto que permanezca el mundo, no acabará la fama y la gloria de México-Tenochtitlan” (en Memoriales de Culhuacan). Ojalá, entonces, que nuestros pasos nos lleven por buen camino y que sus huellas sean, si no gloriosas, por lo menos útiles.

Ahora bien, de otros andares —y cantares— de tantos mexicanos que andan de este lado del charco, es un agasajo ir por la calle y escuchar ese sonido (en)cantador de nuestro idioma y, acto reflejo, extender la mano para saludar y, por qué no, dar el abrazo al paisano. Los hay de todo tipo, desde jóvenes mochileros en primeras experiencias con el mundo europeo, hasta señoras respetabilísimas (los jóvenes también lo son, sólo que acá las damas tiene ya lo de respetable muy metido en las entrañas; espero me entiendan). Con un grupo, precisamente, de señoras mexicanas me topé en las primeras semanas de enero 2004, después de haber dado a conocer, en carne viva, el significado de espontáneo en una fiesta mexicana (ésa, como diría la nana, es otra historia). No quise indagar a qué dedicaban sus días las respetables damas, ellas primero ya me andaban apuntando a un grupo de baile folclórico y, al mismo tiempo, tomando medidas de mi también respetable cuerpecito. Encimosas ellas pero, sobre todo y muy en serio, adorables.

Y claro, dentro de los paisanos mexicanos los hay también estudiantes y trabajadores que, me atrevo a decir, son los que hacen la mayoría del representativo mexicano en Alemania. No debo olvidar, antes de centrarme en el grupo estudiantil, al grupo de jóvenes trabajadores domésticos, mejor conocidos como au-pairs. Son una especie muy particular; son quizá los que alimentan más y mejor al libro de aventuras que uno pudiera escribir con relación a la vida y al trabajo en Europa. (En su momento, advierto y prometo, intentaré verter mis comentarios a este respecto.) Como sea, son todos ellos y ustedes bienvenidos a este espacio. Vengan pues a platicar, cotorrear, departir, parlotear, hablar, chismear, en fin, todo lo que nuestra lengua escrita puede hacer en estos espacios, que es mucho, vaya que sí.

En otras palabras, este es un espacio abierto a todo aquél que guste de la plática sabrosa. Un espacio, pues, donde el visitante, sea cual fuere, podrá dar vuelo a su curiosidad revisando, hurgando, lo que la persona siente cuando se está alejada de aquello que llaman patria. Así son, somos, los estudiantes, y en particular los mexicanos. Hacemos siempre el esfuerzo de tener a la patria presente. Eso de dar la bienvenida en tierra ajena es cosa muy nuestra. Tomamos la habitación, el lugar, y lo hacemos nuestro y, aquí el detalle, lo compartimos. Pero ello de una manera especial. Diferente a lo que sucede con los estudiantes, por ejemplo, europeos que, efectivamente, comparten la cocina de su residencia estudiantil, pero de una manera un tanto mecánica; es un compartir que se origina porque así conviene y porque es lógico. Con nosotros es distinto, compartimos porque es natural y lo hacemos de una manera más humana: lo anunciamos, lo disfrutamos, lo vivimos. Y ésa es la misma idea de Agua Clara: compartir, disfrutar y vivir cual si fuera (y quizá porque lo es) pedazo de nuestro ser.

En fin. Tómese si se quiere como advertencia, pero yo ya agarré silla y me ha encantado la idea de dar paso a esta peña. De nueva cuenta los invito a participar en ella. No es que me den una lana por el número de participantes, pero esto del soliloquio, como le diría Cuco al cura Juan de Dios, suena a solo y a loco. Así suena. Y no es el caso; si bien en una de esas cada loco con su tema, qué mejor que sean varios y que de locos (que todos tenemos un poco) seamos cada vez más. ¿A poco no? ¡Vengan ya!

Anuncios

Un comentario en “Bienvenido Willkommen

  1. Como siempre un placer verdadero el leerlo y sentirlo aqui, juntito a mi corazón, que de eso estamos hechos.
    Gracias por el Openjaus!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s