Lecciones de maestros

A Marías no le conozco. A Peréz Reverte y a Vargas Llosa, sí. Ambos son por mucho mis maestros. No sólo en sus artes sino, sobre todo, en su forma de pensar y ver la vida. No es que me enseñen el cómo, sino que con ellos, con sus letras, logro de mucho mejor manera observar y, más importante, asumir la realidad. Es decir, a través de sus ficciones, de sus mentiras, es que logro, como lector, alcanzar verdades varias de esta vida loca.

Luego, de sus particulares cómo: son sencillamente monstruos. Al menos para mí. Vargas Llosa me cogió primero con sus novelas, y ya después con sus ensayos y piedras de toque. Pérez Reverte y su Teresa Mendoza me dejaron en manos de Diego Alatriste y, así, domingo a domingo le sigo con sus patentes de corso. Con Vargas Llosa comparto (acaso desde ahí viene la coincidencia de puntos de vista en distintos temas) su encuentro con Neruda. Con Pérez Reverte, su disgusto con la corrección política y el buen rollito.

Estoy al pendiente de lo que escriben, y del cómo, claro. Esta vez hablaron y se encontraron en Santillana del Mar, para las jornadas Lecciones y Maestros. Hablaron, escucharon y se dejaron fotografiar (por Pablo Hojas para El País).

Los tres mosqueteros

Histórica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s