La claridad de Pellicer

Ciertamente hace casi un año publiqué en este espacio un poema de Pellicer, Si fueras tú lo que al pasar se queda, que sólo está disponible en la antología «Era mi corazón Piedra de Río» (Editorial Aldus, 1997).  La sombra del agua recién me deja (en los comentarios de dicho post) un verso más, parte también de esa antología, y yo busco entonces más de Carlos en la red y encuentro esta breve antología editada por Guillermo Fernández en la excelente página de la Coordinación de Difusión Cultural-Dirección de Literatura de la UNAM. Me quedo… atrapa por el momento Con este cielo y estos lagos.

Con este cielo y estos lagos
eres lo que deseo.
Me pienso en Luz y lo afilado acero.
Amo así tu belleza
y en mí las energías misteriosas
para poder amarte tanto.
A mil kilómetros tu mirada triste,
tu voz suena en las violas y en las ramas.
La ventana entreabierta de la tarde.
El horizonte en ti, el agua deshojada,
la flor entre las páginas del día.
La soledad que llevo siempre en flor.
Tú callas y me miras
con tu mirada triste y tu silencio.
Yo estoy hecho de cantos escondidos,
perdido entre las cosas,
oyendo el aria antigua de tu ausencia,
sin saber que decirle a los demás.

El cielo de los lagos está en mi corazón.
Y en la noche que llega,
ni tú ni yo.

Carlos Pellicer
Villahermosa, Tabasco, 13 de octubre de 1969

Quedo así, sin saber qué decir. Sin saber qué decirte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s