Contra el silencio y el bullicio: Paz

Gracias a las recientes crónicas de Geraldina en su ameno e interesante blog, me llega el recuerdo de mis días en Turingia, Alemania. Seré breve, pues un mucho de algo que uno puede llevarse de Turingia, Gera ya lo ha escrito y registrado en excelentes notas (cosa de seguir esta liga para la virtual excursión). Digo pues que seré sumamente breve, cosa nomás de una imagen y de unas cuantas palabras.

Cita de Paz en Weimar

Cita de Paz en Weimar

Es Paz en Weimar. Es parte de la libertad bajo palabra a unos pasos de la otrora casa de Schiller en medio de ésa su querida ciudad y de la de su amigo Goethe. Es, pues, una pequeñísima parte de la música hecha escritura de Paz, en esas bellísimas tierras dadoras del océano hecho Bach.

A Gera, me dice, se le fue aquella cita en su recorrido por la ciudad; a mí, gracias a mi constante —diría mi hermana— baboseo al caminar, no, y enseguida registré la postal. No deja de ser curiosa, pienso, pues uno esperaría más bien que gente como Borges tengan su apartado en las paredes de ésta u otra ciudad alemana (dado el declarado gusto por la “dulce lengua de Alemania”); como fuere, es Paz quien encuentra un rincón entre las calles y casas de Weimar, y ahí, a la vista de todos, se logra leer no sólo unas líneas sino toda una idea —y acaso el espíritu total— de la obra de Octavio Paz: «Contra el silencio y el bullicio invento la palabra». La cita queda ahí, el resto de esa línea se puede leer en Libertad bajo palabra: «libertad que se inventa y me inventa cada día.»

Así las cosas, marco inmejorable para esas las libertades de Paz: Weimar es una ciudad cabal y Turingia una tierra que día a día (sobre todo desde la reunificación) se convierte y retoma un esplendor a la medida de su pasado histórico y cultural, o sea, que cada vez está excelsa. Afortunadamente las ciudades y campos de Turingia no son (aún) destino turístico preferido por las hordas que suelen visitar, por ejemplo, el Oktoberfest o los castillos bávaros (¡ay, el de Disney!, graznan), así que una estancia (que no mera visita) en esos lares es por demás valiosa y —ya les digo, así uno nomás vaya con su batea de babas— enriquecedora (en todo sentido, por cierto: las salchichas turingueñas son sencillamente las mejores de Alemania y, tal cual, del mundo).

Anuncios

2 comentarios en “Contra el silencio y el bullicio: Paz

  1. Excelente! Muy pazeana.
    Pues no la ví y la razón es que no fuí a la casa de Schiller, confesado. Pero gracias por el tip, la próxima vez iré a buscarla.
    Y comparto tus comentarios sobre Turingia. Gracias por el enlace.
    Saludos!

  2. Vaya, no soy fan de OP en particular, pero como a ti me sorprende que sea citado en lugar de tantas otras opciones. Signo de que nuestro compatriota es bastante valorado en aquellos lares, lo cual es siempre favorable.

    Saludos mi estimado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s