La raíz del Chicharito

Al hoy popular Javier “Chicharito” Hérnandez Balcázar llego gracias a Pepe Jara y sus memorias «El Andariego» (Cal y Arena 1998). Resulta que el trovador solitario, además de Marco Antonio Muñiz, tuvo con Tomás Balcázar González un especial compadrazgo (i.e., muy a lo Jalisco). Jara nos presenta a la comadre Lucha y a la prole Balcázar: Tomás, Luz María, Isaac, Rodrigo, Silvia, María Elena, Alejandra y Marco Antonio. Es Silvia quien casó a un colega del padre, o sea, al futbolista Javier “Chícharo” Hernández Gutiérrez y sus hijos son, adivinaron, el Chicharito y Ana Silvia. Del Chícharo, Pepe escribe, «típico jalisquillo rubio, de ojo azul [sic], oriundo de Tototlán, muchacho guapo, alburero y mal hablado, pero sano en verdad como ninguno, buen atleta y mejor hijo, marido y yerno»; y del hoy seleccionado (en ese entonces un niño de no más de diez años) Jara acota, en paréntesis: «ah, qué niño este Chicharito, lindo, inquieto y curioso». Unos años después de la publicación del referido libro, el Chicharito empezó a llenar sus particulares páginas, el resto… que sea historia.

Javier Hernández y Tomás Balcázar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s