Rectificaciones

Recién me topé con unas palabras de Kurt Vonnegut: “If you can’t write clearly, you probably don’t think nearly as well as you think you do.”, que me llevaron a otras de Confucio, unas que años atrás —recuerdo— escribí en una hoja y por un par de años fueron cual póster en mis lugares de trabajo. Son estas:

«Si el lenguaje carece de precisión, lo que se dice no es lo que se piensa.
Si lo que se dice no es lo que se piensa, entonces no hay obras verdaderas.
Y si no hay obras verdaderas, entonces no florecen el arte ni la moral.
Si no florecen el arte y la moral, entonces no existe la justicia.
Si no existe la justicia, entonces la nación no sabrá cuál es la ruta:
será una nave en llamas y a la deriva.»

Vuelvo a ellas e intento precisar su origen. Me ayudo de Paz, quien en El arco y la lira —y acaso de ahí llegué en su momento a la cita en sí— menciona que,
«En el libro XIII de las Analectas, Tzu—Lu pregunta a Confucio: “Si el Duque de Wei te llamase para administrar su país, ¿cuál sería tu primera medida? Él Maestro dijo: “La reforma del lenguaje”».

Así, busco en la red por el documento y encuentro versiones varias de lo que sigue de aquél diálogo entre el discípulo y el maestro; básicamente, el discípulo se sorprende por la respuesta del maestro y éste le reprende y, lo mejor, da paso a la explicación. Entonces, en inglés por ejemplo, encontré este par de versiones (de tales palabras):

1.
What is necessary is to rectify names.
[…] If names be not correct, language is not in accordance with the truth of things.
If language be not in accordance with the truth of things, affairs cannot be carried on to success.
When affairs cannot be carried on to success, proprieties and music do not flourish.
When proprieties and music do not flourish, punishments will not be properly awarded.
When punishments are not properly awarded, the people do not know how to move hand or foot.
(de James R. Ware)

2.
The most important thing is to use the correct words.
[…] If we don’t use the correct words, we live public lies.
If we live public lies, the political system is a sham.
When the political system is a sham, civil order and refinement deteriorate.
When civil order and refinement deteriorate, injustice multiplies.
As injustice multiplies, eventually the electorate is paralyzed by public lawlessness.
(por Jimmer Endres)

Luego, en español encuentro una de Joaquín Pérez Arroyo (en Confucio Los Cuatro Libros):

Lo que hace falta es rectificar los nombres.
[…] Si los nombres no son correctos, las palabras no se ajustarán a lo que representan y,
si las palabras no se ajustan a lo que representan, los asuntos no se realizarán.
Si los asuntos no se terminan, no prosperarán ni los ritos ni la música;
si la música y los ritos no se desarrollan, no se aplicarán con justicia penas y castigos y,
si no se aplican penas y castigos con justicia, el pueblo no sabrá cómo obrar.

Hay por aquí otra versión en español (y en otros idiomas); como fuere, no logro dar con la fuente de aquella mi primera cita que, sea pues, me parece aún la mejor —y supera a lo dicho por Vonnegut.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s