Sebald: Ola de calor de octubre

Desde el desnivel
que lleva
al túnel
Holland yo vi
el disco rojo
del sol alzándose
sobre la
ciudad prometida.

En la tarde
temprano el
termómetro
alcanzó trein-
ta y la metálica
neblina azul
colgaba sobre las
torres brillantes

mientras en la Conferencia
de la Casa Blanca
sobre el Clima el
presidente oía
a expertos hablar
de convertir
algas verdes en
limpio combustible y yo acostado

en mi oscurecido
cuarto de hotel cerca
del parque Gramercy
soñando a través
del rugir de Manhattan
en un gran río
precipitándose en
una catarata.

En la noche
en una reunión
me quedé en la
terraza
y lamenté el
árbol trunco
que creció en un
cesto del jardín.

Prácticamente des-
hojado era
de una especie
desconocida, su tronco
y sus ramas
dañadas con
cables de di-
minutos focos.

Una mujer joven
llegó hasta mí
y dijo que aun-
que de vacaciones
había pasado
todo el día en
la oficina
que a diferencia

de su apartamento estaba
con aire acondicionado
y fría como la
morgue. Ahí,
dijo, yo estoy
feliz como una
ostra abierta
en una cama de hielo.

W.G. SEBALD (1997) en Across the Land and the Water: Selected Poems 1964-2001, Penguin, 2012.

*ver. de maag; acá en un tumblr el original (y en inglés).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s