Eso lo sé

Trina el pardillo
del cerezo —de pronto
él está en flor.

~Imma von Bodmershof (1895-1982)
*versión de maag

ver en instagram

(c)donmaag

Vuelven a florecer los cerezos de las calles de Bonn. En especial los de dos calles, ambas en la parte vieja de la ciudad, al norte: Heerstrasse y Breite Strasse, cuya disposición hace de estas el atajo entre el Rin y el centro de la ciudad. La primera, por cierto, sería en español la “calle del ejército (o las huestes)” —y así lo fue en tiempos romanos—, pero en alemán se presta más para lo que hoy es: eine herrliche Heerstrasse; la segunda es sencillamente una calle ancha, y que da la bienvenida a la parte vieja de la ciudad (con un gran letrero en uno de sus extremos: Altstadt). Los cerezos no son de toda la vida: llegaron en los 80 gracias a una mujer, la entonces planificadora de la ciudad, Brigitte Denkel.

Antes de los cerezos en ese par de calles abundaban los coches y el gris. Había en promedio anual tres muertos por accidente automovilístico, las fachadas eran deslavadas y además de paso, las calles solo servían de estacionamiento. Más nada. A la luz de tales sombras se propuso, para reducir el tránsito vehicular, modificar las calles con pequeñas glorietas y mojones à la romana, y a las aceras volverlas peatonales, iluminarlas con faroles y sembrarlas de cerezos. En 1984 empezaron los trabajos no sin aspavientos de los vecinos: no querían árboles a las puertas de su casa, ni perder sus preciados estacionamientos. La señora Denkel echó pa’lante y son ya treinta años en que cada inicio de primavera se inaugura con el florecimiento de los cerezos.

heerstrasse bonn 02

(c)donmaag

Los turistas de estas primeras fechas primaverales preguntan tal cual dónde están las calles rosas. Y ahí se los ve con cámara en mano. No son pocos los de oriente, ¿de Japón?, que incluso con trípodes van tomando lugar a lo largo de la calle. El resto de calles toman parte del festín: cada año hay todo un programa de primavera del Altstadt con eventos en interiores y, por supuesto, exteriores. El principal acaso es, claro, el Festival de los Cerezos y Mercado de Pulgas (o mercadillo), donde todo un sábado los locales salen a la calle y montan sus mesas para tener un bazar a la sombra de los cerezos. Qué mejor luz.

heerstrasse bonn 03

(c)donmaag

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s