La multiplicación de los José

No es la primera vez que José José se divide. Sus restos, así lo han resuelto sus hijos, quedarán en México y en Miami por partes iguales. En 1983 la disquera Ariola editó 20 triunfadoras de José José con, en ese entonces, la mitad de la carrera artística del cantante. La selección cubrió solamente de 1977 a 1982, años en los que José había estado grabando para Ariola, y sólo incluyó dos éxitos —regrabados, dicho sea— de sus años con la RCA: “El triste” (R. Cantoral) y “La nave del olvido” (D. Ramos). Ese disco, junto con el que le siguió, Secretos, fue en buena medida la carta de presentación de José José para una segunda generación de admiradores. La primera generación (contemporáneos de José José) ya sabía de lo que el cantante era capaz: de 1969 a 1976 José José consolidó una obra hecha con diferentes compositores y de discos en los que sus canciones alcanzaban registros varios con un pie siempre en la tierra de la interpretación orquestal, muy cerca del bolero, el jazz, la bossa nova y la balada sesentera no necesariamente romántica. Esa primera generación, pues, supo de ese otro José que llegó a ser opacado, que no superado, por el José José que aquella segunda generación llegó a conocer a partir de un par de discos y que en 1998, por ejemplo, le hiciera el disco de covers, Tributo, donde sólo 3 de 15 canciones eran de aquella etapa de José en la RCA —“El triste”, “La nave del olvido” y “Una mañana” (Fischer/ Prieto)— y el resto abarcaba el repertorio de triunfadoras en adelante.

No son pocos quienes tienen ese disco de triunfadoras en casa y lo han escuchado una y otra vez (yo llegué a aprenderme, en mis años universitarios, el orden de las canciones aun el cedé fuera más bien prestado por un par de semanas). Esos dos primeros éxitos de José, “El triste” y “La nave del olvido”, suenan incluso atípicos dentro de ese marco de baladas románticas ochenteras y uno llega a dudar de su éxito si no fuera por el halo de gloria que las cubre. Todavía más, no será sino hasta años después, con el video de la presentación de José en el teatro Ferrocarrilero en lugares como youtube, cuando uno entenderá el calibre de José José interpretando en vivo algo como “El triste”. Y es que precisamente eso era de lo mucho que, digamos, perdió José José al encumbrarse como el llamado ‘príncipe de la canción’. Cierto que su alcoholismo le restó poder vocal y mermó sus capacidades interpretativas, pero las producciones mismas de José José a partir de Secretos dejaron de lado ese otro José que gustaba de cincelar las canciones —por más simples que fueran en su contenido— a golpe de estudiadas notas musicales, y optaron por un José José encerrado en la oficina de su biografía.

Hoy ya tanto RCA como Ariola son parte de Sony Music y el material todo de José José puede editarse sin importar su origen. Esos primeros diez discos de José José con RCA empero suelen pasar inadvertidos: no deberían, son un cuidado y bienvenido mar para una o más naves, así sean del olvido.~

0743215755623_600

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s