Amanecer es… una décima triangular

Así callado miro tu descanso,
Mañoso guardo besos en tu pelo;
Admirarte resulta mi desvelo,
Nace así nuestro lúcido remanso
En medio de astros; sueño que te amanso
Cuadrando los recuerdos de tu andar;
Epifanía: copos sin parar
Renacen apurados, alterados,
En esta habitación, campos atados:
Sereno volveré a ser el mar.

En respuesta al segundo Reto Poitevin™, la décima triangular izquierda.

Aquí no falta una diagonal

A veces nos pensamos tan cuadrados,
de QUIlates en oro, plata y cobre,
que ya NO nos conmueve ningún pobre
en el asFALto lleno de quebrados,
tras la reyerTA ávida de errados.
Así fuéramos Únicos, el mal
está en querer atar NAvíos cual
balsas cargadas de enviDIA finita
en la orilla, ¿será que el eGO cita
en su círculo sólo hasta el fiNAL?

~

En respuesta al Reto Poitevin™