Cuando uno escribe el fin del verso equis

Con lápiz entre el índice y el pólex,
inspirándome con la luz de un lux,
mi resto todo va para hacer flux:
escribo desde entrañas y el escólex.

¿Qué diré que no esté dentro del códex
de la nobleza, incluído el dux?
Aspiro solo ya almoradux,
que nunca cambiaría por un Rolex.

Lo mío es empezar con anticlímax,
flojito y cooperando bien relax,
así mis hojas vayan para trox,

algo me llegará, acaso clímax,
o quizá solo pueda con un fax,
no queda sino dar como en el box.

Right cross-counter for the head.

Para más sonetos en equis: “El desafío de los sonetos en X”, Antonio Alatorre, Vuelta No.222, pp. 54-57; los sonetos “Estrambote” de Gerardo Deniz, “Advertencia a una nixa abandonada” de Aurelio Asiain (?) y “Retrato. A los veinte años del mayo del 68” de Severo Sarduy en Cuatro ensayos sobre arte poética, Antonio Alatorre, El Colegio de México, 2007; y un soneto de Pedro Poitevin: “Equis equis ex”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s