Como hoy a tu suegra ves…

Y acaso pocos las voltean a ver; es más, las evitan o las enfrentan con chanzas: así las suegras. Porque de los suegros ni hablar, son ellas quienes llevan la voz cantante en esa tragicomedia de la vida marital (alcanzando apenas una «venganza» en aquello de nuera es nuera porque siempre es la que no-era).

En Alemania, a la hora del pastel (torta o tarta), se procura servir la rebanada de forma vertical, es decir, sin que ésta «caiga» o esté de canto, porque de otro modo será mal agüero para quien reciba tal trozo de pan: su suegra será una pesadilla.

Desconozco el origen de lo anterior, lo traigo a cuento por un ensayo fotográfico de Howard Schatz: un tesoro. Madres e hijas modelo retratadas. Madres de modelos con ellas sus hijas. Dice Schatz que a algunas modelos las instruía con un «sé la hija de tu madre», y helas ahí posando tan hijas y tan madres.

De una serie de 19 imágenes en The New York Times Magazine (ver. web), aquí mi favorita:

Imagen

Suponiendo una mínima edición, se puede ver que todas esas madres llevan la edad al natural. No advierto Botox o cirugías, a veces ni el maquillaje; al contrario, subrayo las arrugas, la gravitada carne, los pliegues, la mirada llena de años. La maternidad.

El refrán termina: … mañana verás a tu mujer. Seda de edades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s